Venir a Tenerife y no subir a El Teide es un pecado. Pero vivir aquí, como nosotros, y no haber ido nunca es pecado mortal. Nosotros estamos libre de ese pecado.