La heroica ciudad dormía la siesta. El viento sur, caliente y perezoso empujaba las nubes blanquecinas que se rasgaban al correr hacia el norte.Leopoldo Alas Clarín (“La Regenta“, 1884) Leer más