VIETNAM: LOS TÚNELES DE VINH MOC

Puedes compartirlo

La historia de los túneles de Vinh Moc. Ciudad bajo tierra en la Guerra de Vietnam

en el aeródromo de Ta Con. Detrás un helicóptero capturado y derribado al ejército estadounidense.

Aeródromo de Ta Con

Sabía que desde que dijera a mi entorno que me iba de viaje a Vietnam, el primer comentario de todos y cada uno sería relacionado con la guerra, con cualquier película basado en ese acontecimiento o, directamente con Rambo. No me equivoqué. Todos hicieron el mismo comentario. Afortunadamente todos los que hemos visitado este país del sudeste asiático sabemos que  Vietnam no es eso. Vietnam es naturaleza, cultura, gastronomía, motos, sonidos, olores, más motos……y también un poco del recuerdo de la guerra que asoló el país del año 1955 al 75.

 

tuneles de vinh moc 03

Algunas de las capturas que los vietnamitas hicieron

 

Uno de los episodios más curiosos, a la vez que terrible, de la Guerra de Vietnam se produjo cuando la población de Vinh Moc, una pequeña aldea de apenas 1200 habitantes en lo que en la actualidad es el centro del país, cerca de la ciudad imperial de Hué, pero que en esos momentos estaba situada justo en la DMZ (la Zona Desmilitarizada) o lo que es lo mismo, la frontera que separaba Vietnam del Norte de Vietnam del Sur, sufrió un continuo bombardeo norteamericano – se calcula que apróximadamente una media de siete toneladas de bombas por cada habitante- lo que hizo que la sus habitantes buscaran una alternativa y comenzaran a cavar túneles para refugiarse de esos ataques.

 

Una de las entradas a los túneles de Vinh Moc

Una de las entrada a los túneles

 

En un principio, estos túneles se cavaron a una profundidad de unos doce metros, pero la intensidad de esos bombardeos hizo tomar la decisión de escavar más y así llegaron a construir dos niveles más de profundidad, uno a unos quince metros y el más bajo a unos veintitres. Esto se convirtió no solo en un refugio provisional, sino en una verdadera “nueva aldea” donde vivían unas sesenta familias y donde en el periodo de seis años (1966-1972) llegaron a nacer hasta diesisiete niños. Los túneles se mantienen en la actualidad como eran en su momento, por lo que es recomendable llevar una linterna porque los túneles solo tienen unos pocos puntos de luz, lo que hace la visita aún más desesperante de solo imaginar (y vivir por unas horas) lo que toda aquella gente sufrió y resistió en ese lugar.

El agobiante interior de los túneles. Nacieron hasta 17 niños en ellos.

El agobiante interior de los túneles

 

Foto que recrea de la sala de parto en los túneles de Vinh Moc..

Recreación de la sala de parto en los túneles

 

En la actualidad, los túneles de Vinh Moc se ha convertido en un punto de peregrinación turística, pero no al nivel masificado de los túneles de Cu Chi, en el sur del país, cerca de la ciudad de Ho Chi Minh, sino un lugar donde ir a entender una de las partes más tristes de la historia reciente de Vietnam. La visita se puede hacer por cuenta propia, aunque quizás la mejor manera es contratar una de las muchas excursiones que recorren algunos de los lugares más importantes como el Museo del aeropuerto de Ta Con, repleto de “reliquias” capturadas al ejército y a los soldados norteamericanos, desde tanques de guerra, helicópteros hasta las chapas identificativas de los muertos en combate (algo macrabro, pero hay gente para todo), Puente de Hien Luong sobre el río de Ben Hai que fue la frontera natural que había entre el Norte y el Sur, o la llamada Colina de la Hamburguesa donde aún se pueden ver los efectos devastadores de los bombardeos norteamericanos con napalm y de la que se hizo una muy buena película donde se demuestra que esta fue, probablemente, la batalla más inútil de la guerra (como si hubiera alguna batalla útil en las guerras).

Puente de Hien Luong sobre el río de Ben Hai, frontera natural entre Vietnam del Norte y Vietnam del Sur durante la guerra.

Puente de Hien Luong sobre el río de Ben Hai

 

La Colina de la Hamburguesa, una de las masacres más inútiles de la guerra.

La Colina de la Hamburguesa

Un importante laberinto de kilómetros de túneles donde no solo servían de conexión con las distintas trincheras, sino donde llegaron a existir cocinas, salas de curación a modo de hospital, escuela y todo en un lugar con un alto grado de humedad y con las condiciones infrahumanas que se suponen de vivir bajo tierra y que el visitante puede comprobar y sentir en carne propia durante la visita de unas dos horas de duración. Para rematar el día, una última visita al Cementerio Nacional (y gigantesco) de Truong Son.

Cementerio de Truong Son.

Cementerio de Truong Son

 

Cementerio de Truong Son

Cementerio de Truong Son

 

Recuerda que puedes seguirme en Facebook y Twitter y también echarme una mano compartiendo este artículo con tus contactos, pinchando en los enlaces que hay al final de este post.

No te cuesta nada y a mí me pones muy feliz. :)

Puedes compartirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

QUIÉNES SOMOS

61500_504567106273714_1109859802_n ¡Estos somos nosotros! Salva y Lesly, las letras, las imágenes y las voces de El Viajero Curioso. Un canario y una mexicana apasionados por viajar....y por contarlo todo aquí. ¡Acompáñanos!

NUESTROS VIDEOS

Opt In Image
Newsletter para Viajeros Curiosos

Suscríbete para recibir semanalmente un boletín con todas las novedades de El Viajero Curioso y llévate este libro GRATIS

BLOG RESPONSABLE CON LOS ANIMALES – MIEMBRO DE FAADA